lunes, 3 de noviembre de 2014

Afilador y paragüero



Ya no se ven. Ni se oyen. Hacían un buen trabajo.
 Decían que todos venían de Orense.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada